Comunidad Cristiana

Hace cinco años se puso en marcha la Comunidad Cristiana de La Salle Gran Vía.  Esta formada por miembros de la comunidad educativa:  profesores, familias, Hermanos, antiguos alumnos. Nos reunimos una vez al mes.  En dos ocasiones durante el curso, tenemos un encuentro con las otras dos comunidades de Zaragoza (Montemolín y Santo Angel).

OBJETIVOS DE LA  COMUNIDAD CRISTIANA
Partiendo de la realidad de cada uno que participamos de algunos de los rasgos que señalamos a continuación:
Tenemos un recorrido cristiano más o menos largo.
  • Conocemos el mensaje de Jesús de Nazaret e intentamos su seguimiento.
  • Nos consideramos cristianos y tenemos una mayor o menor vinculación con la Iglesia.
  • La mayoría hemos cumplido con los ritos de tránsito (sacramentos) que nos ofrece la  comunidad cristiana.
  • Comulgamos con unos valores y actitudes que hacen mejor al ser humanos y que están recogidos en los evangelios.
  • Nuestra misión educadora la vivimos no sólo como una profesión sino con un cierto estilo vocacional.
  • Valores como la gratuidad, solidaridad, entrega, perdón, misericordia…no son lejanos a nuestras vidas.
  • No está lejos de nuestras vidas la Palabra de Dios, el evangelio de Jesús.
  • Algunos tienen un recorrido cristiano en grupo o comunidad cristiana.
  • La presencia de Dios la consideramos como un don y como una tarea.  La oración está presente en muchos momentos de nuestra vida.
  • Tenemos un sentido trascendente de nuestro devenir, del de la sociedad y del mundo.
  • Muchos hemos educado a nuestros hijos en unos valores profundamente humanos y cristianos.
  • Puede que algunos hayan tenido malas experiencias en relación con la Iglesia por diversos motivos.
  • A lo mejor algunos se sienten alejados de lo “religioso” por circunstancias personales pero quisieran reanudar la marcha.
  • Quizás algunos se consideren cristianos éticos, pero muy poco institucionales y celebrativos.
  • Algunos han vivido su fe de forma individualista y sin necesidad de una vivencia comunitaria.
  • Otros, puede que se encuentren aquí, más o menos, por “imperativo legal”.
Es decir, lo cristiano no es indiferente a nuestra vida.  Compartimos muchas cosas: trabajo, ilusiones, valores, creencias…
Desde el convencimiento de que el cristianismo sólo se puede vivir en grupo, en comunidad, nos proponemos hacer realidad el Reino de Dios.  Tratando de vivir la fraternidad universal, preocupándonos por los hermanos y hermanas más necesitados.  Nos proponemos un estilo de vida que genere personas que son felices.  Con una felicidad que no proviene de los valores que el mundo considera necesarios.  Entendemos como actitud clave, el servicio.  Dentro de la comunidad no puede haber ni ambición, ni deseo de poder o dominación.  La comunidad es una fraternidad.
Es por ello que la única ley que existe en la comunidad es la del amor. Toda actuación cristiana está dirigida exclusivamente desde el amor a los demás, donde se manifiesta que se ama a Dios.
En base a todo lo anterior, nuestro objetivo al poner en marcha esta comunidad cristiana es tan sencillo como el de
  • Conseguir querernos un poco más,
  • Acoger a todo aquel que quiera acercarse a compartir esta experiencia de fe con nosotros y
  • Enriqueciéndonos y compartiendo experiencias entre todos y a la luz de la palabra del Evangelio, seguir avanzando en nuestro camino personal de fe.